Plan de externalización de funciones

Cualquier proyecto empresarial debe pasar necesariamente por la sostenibilidad de las instituciones. Y estas exigen aligerar el capítulo de gastos fijos y vincular los gastos a la producción. La administración del arbitraje: lo desarrolla la Comisión nombrada para el Tribunal Arbitral.

Los árbitros no son personal del Tribunal Arbitral y se les retribuye con arreglo los servicios prestados. Los tramitadores. tampoco son personal de la Institución, pero sí son nombrados por el Tribunal. Son elegidos por los propios árbitros o en su defecto por el Tribunal, buscando la consolidación de equipos de trabajo entre árbitros y tramitadores. Respecto de los mediadores el Tribunal se limitará a tener una lista de posibles mediadores, que deberán ser previamente nombrados por el Tribunal. No son personal de la Institución y su retribución queda sujeta al servicio que presten. Los mediadores y los árbitros comparten uno de los tres conceptos de gasto: la “resolución”. Esto incentiva al mediador, que actúa en el proceso antes que el árbitro, entendiendo que alcanzar un acuerdo de mediación siempre supone un beneficio (y un ahorro) para las partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *